Regresar

10 mandamientos para atención al cliente

Comparte esta entrada de blog

Hoy en día es raro encontrar un servicio al cliente de calidad. No pierdas la oportunidad de ganarte al cliente y sigue estas reglas para poder brindarle una experiencia de compra única.

1. No hagas promesas que no vayas a cumplir.

Romper una promesa —sea el contexto que sea— deja un mal sabor de boca y genera desconfianza. Recuerda que es mejor superar expectativas que dejar al cliente con la sensación equivocada.

2. Sé empático.

Todos hemos estado en el papel de Cliente alguna vez, así que sabes lo que es estar en su lugar. Escucha al cliente, trátalo con respeto y ponte en su lugar. No siempre podrás solucionar los problemas que se presenten, pero tendrás a un cliente satisfecho si reflejas empatía en lugar de indiferencia.

3. La flexibilidad es un arma de dos filos.

La frase “El cliente siempre tiene la razón.” ha lastimado mucho las relaciones con el cliente. Sé flexible y muéstrale que estás de su lado, pero no dejes que la situación se te vaya de las manos. Esta es una línea muy delgada.

4. Construye una relación.

Son personas, no números. Muéstrate amable, escucha sus inquietudes, atiende y da solución en la medida que te sea posible. Trata de que más que un interrogatorio sea una plática en la que ambos reciban retroalimentación.

5. Identifica y conoce a tu cliente.

Cada cliente es único y tiene comportamientos de compra distintos. Si te es posible apréndete su nombre, trata de identificar la forma en la que consume los servicios o productos que ofreces. Esto te ayudará a saber qué otras cosas podrían complementar su compra y darle una mejor experiencia.

6. Da seguimiento a sus necesidades.

La atención al cliente no termina en el momento que finaliza su compra, al contrario. Es muy importante ser asertivo y saber identificar cuándo darle seguimiento al cliente, identificar esto hará sentir al cliente que es parte importante.

7. Agrega un plus en la atención.

Siempre agrega un extra a la atención que estás dando, no te quedes en ser bueno. Sé excelente. Recuerda que siempre hay un siguiente nivel.

8. Dale una buena experiencia.

No dejes ir al cliente insatisfecho o molesto. Claro que muchas veces esto es imposible de conseguir, pero intenta en lo posible hacer que el cliente recuerde tu atención como una buena experiencia.

9. Sé un apoyo, no un obstáculo.

Hazle la vida fácil a tus consumidores, no les compliques el acceso a nada de lo que tengan derecho. No hay nada peor que quitarle tiempo valioso al cliente. Apóyalo en lo que puedas, conviértete en su aliado y pon una sonrisa en su rostro.

10. Dale la atención que te gustaría recibir.

No hay más que agregar. En la práctica te vas a encontrar con todo tipo de clientes y muchas veces te resultará difícil darle la vuelta a situaciones complicadas, pero recuerda que todos somos personas que merecemos respeto y un trato digno. Todos vamos a estar del otro lado alguna vez y necesitaremos de otra persona.

Si quieres un consejo…

El mercado —no importa cuál— está lleno de competidores listos para llevarse a tus clientes y mira que lograr la lealtad es una tarea muy difícil. Hoy todos estamos buscando marcas que nos den más valor por lo que pagamos, eso es un hecho, entonces piensa en tu diferenciador.

Seguro ya tienes un diferenciador, pero ¿por qué no tener más uno? Haz de la atención al cliente tu valor agregado, lleva la experiencia del cliente a otro nivel.

¿Cómo puedes hacer todo esto? Busca un software que esté enfocado en mejorar la atención a tus clientes. Imagina poder ofrecer a tus clientes soporte efectivo y eficiente mediante un software de service desk o gestionar las solicitudes que tus clientes tienen concentrando todos los canales de comunicación, correos electrónicos, chats en tu sitio web, mensajes en redes sociales en un solo lugar. Suena bien ¿no? Dale un vistazo a Samva y me dices qué te pareció.

Únete a la conversación, te invitamos a compartir este articulo.