Regresar

5 errores comunes en la gestión de proyectos

Comparte esta entrada de blog

Sea cual sea el entorno de trabajo, lo ideal es que los proyectos que se ejecuten sean exitosos y para lograrlo hay una serie de variantes que hay que cubrir, como el tiempo, el presupuesto y las métricas que midan el desempeño. Quizás esto represente presión para los miembros del equipo de trabajo de cada proyecto, pero en realidad la mayor parte de esta responsabilidad recae en el líder, ya que este guía a tierra firme a los demás. Ya en este punto, el líder de proyecto deberá conocer lo importante que es contar con una buena gestión para lograr las metas. Cada quién tiene sus propios métodos y técnicas que le hagan más fácil el trabajo, sin embargo, hay ciertos errores que son más comunes de lo que podría pensarse; errores que, de cometerlos, podrían costarte el éxito de tus proyectos. Asegúrate de alcanzar tus objetivos y llevar en la dirección correcta a tu equipo, mantente abierto a las sugerencias y trata de involucrar a todas las partes interesadas para que la satisfacción sea general.

Revisa estos cinco errores más comunes que puede evitar:

1. No saber delegar responsabilidades

Uno de los errores más comunes suele ser no confiar en las habilidades del equipo de trabajo, lo que lleva al líder del proyecto a querer realizar todas las actividades por él mismo. Los líderes de proyecto deben saber escuchar y entender las sugerencias del equipo y delegar tareas a cada miembro. Mantente abierto a las ideas, delega responsabilidades y demuestra que confías en tu equipo.

2. No contar con métricas

Un líder debe tener la capacidad de determinar qué es lo que hace que el proyecto tenga éxito, debe entender qué aspectos deben evaluarse y medir para asegurar el progreso. No contar con métricas que midan el desempeño es uno de los principales errores que hacen que no se consiga el éxito. Recuerda que lo que no se mide, no se mejora. Hoy en día existen diversos software de gestión de proyectos que te ayudan a evaluar las mejoras continuas, apóyate en ellos.

3. La falta de objetivos

Iniciar un proyecto sin trazar los objetivos es casi lo mismo que ir a la deriva en un barco en altamar. Asegúrate de poner objetivos claros, realistas y medibles. S.M.A.R.T. Es una técnica muy efectiva para poner metas, ya que te guía tal como lo dice su acrónimo, son objetivos inteligentes; específicos, medibles, alcanzables, relevantes y con tiempo. Usa esta técnica y podrás saber qué metas son viables y cuáles no.

4. Falta de un software de gestión de proyectos.

Una característica de los líderes experimentados es que saben cómo hacer de la tecnología su mejor herramienta. Actualmente las empresas líderes en el mercado usan uno o varios software de gestión de proyectos en su día a día para tener más control y rapidez. ¿Cómo te puede ayudar un software? Planificando, ejecutando y controlando todos los aspectos de la gestión de tus proyectos, logrando el aprovechamiento óptimo de todos tus recursos. Otro error muy común es usar muchos softwares distintos, en lugar de buscar uno sólo que cubra todas esas mismas necesidades. Existen plataformas como Samva que además de ser una herramienta de service desk, también te ayuda gestionar proyectos e incrementa la productividad de tu equipo.

5. Poca comunicación

La comunicación en tu equipo es una de las bases más importantes que debes establecer desde el inicio. La falta de comunicación con tu equipo podría ser el error más grave que podrías cometer. Si logras generar una buena comunicación y establecer estrategias para que sea una constante, tú y todos tus miembros alcanzarán una mayor comprensión de los tiempos de entrega, los procedimientos y el progreso de cada uno. Todo esto desembocará en un equipo que sepa detectar y resolver problemas futuros.

Seguramente después de leer estos errores muy comunes en las empresas y equipos de trabajo, tú conoces algunos más que has aprendido con base en tu propia experiencia. Ayúdanos a enriquecer esta comunidad y compártenos qué otros errores frenan la gestión de proyectos.

Únete a la conversación, te invitamos a compartir este articulo.